sábado, 7 de junio de 2014

Obediencia Sorda. 10 - La sangre nunca se quita (anexo)

Previo:
La sangre nunca se quita
Obediencia SordaSiguiente:
Profundidad


El suicidio era, según Geller, su única forma de escapar. Pero tampoco sabía como obtener eso. Su captor sabía lo que deseaba, y no se lo iba a permitir.A su lado estaba la chica, que se había estado arrancando el cabello y estaba llena de cortadas y moretes pero mantenía la frente en alto y no temblaba como él cuando el psicópata reía.

0 opiniones de editores:

Publicar un comentario

Publicación Anterior:
Cuotas de Libertad

Página de la Historia


Seleccionar Capítulo: