sábado, 24 de mayo de 2014

Obediencia Sorda. 8 - Medianoche (Anexo)

Previo:
Medianoche (parte b)
Obediencia SordaSiguiente:
Sí, August, estoy bien

RT Hammer dormía profundamente por primera vez en un mes.Para ahuyentar a sus demonios, se había dejado envolver en los recuerdos más recientes con su hijo:....…―¿Estás... sintiéndote bien?No entiendo porque preguntas eso. Creía que habías venido hasta aquí porque ya sabías que me siento terrible. Aunque es cierto que no podrías saber eso, ¿cómo lo ibas a saber? Quizá es verdad que mi razonamiento está peor de lo que yo creía. No puede ser, no puede ser...No. Tienes razón: ya lo sabía. Sólo intentaba ser sutil.¿Y eso para qué?Por qué eso hace la gente. ¿Qué te pasó?Nada. Es algo que supe hace unos días. Intenté hablar con algunos compañeros, pero ellos no... Fui a la ciudad para advertirles pero no me creen. Es la desventaja principal de perder la cordura, que luego nadie te cree y si te descuidas te convences de que lo estás imaginando, y ojalá me lo esté imaginando, porque si es mentira no tengo que tener miedo...¿Qué cosa supiste?Teale lleva más de un mes soñando justo al otro lado de la calle.

Y así siguió, en un ciclo de sueños que le hacían sentir a salvo.

0 opiniones de editores:

Publicar un comentario

Publicación Anterior:
Cuotas de Libertad

Página de la Historia


Seleccionar Capítulo: