viernes, 24 de enero de 2014

Obediencia sorda. 4 - Fingir Entusiasmo (parte c)






―No puedo creer que no me di cuenta ―reí, al escuchar quien era la ex-novia de Shai―. Es que ella te conoce bastante, pero no parece una ex.
―Oh, es porque no nos vemos de ese modo. ¿Ves que la gente a veces dice que van a quedar como amigos? Nosotros realmente lo hicimos. Hay confianza y todo, pero no vamos por ahí pensando en lo que fue o en lo que hubiera sido. Sólo....
Como no encontró palabras para terminar, lo hice por él:
―Se aceptan tal cual. Como quedaron. Eso es lindo. Pero si todo estaba tan bien, ¿qué pasó?
―No lo sé. En cierto modo, siempre estuvimos lejos.
―¿Eran tan poco románticos como esta cita?
―¡Oh, no! ¡Ya te diste cuenta!
―Esto es...
―Un fiasco ―negó con la cabeza, avergonzado.
―Acabaremos de amigos también.
―Una lástima, porque estás... ―intentó retractarse del término, pero ya era tarde― eres...
―Ajá. No me hagas arrepentirme de eso ―bromeé―, cállate ahora y quedamos en paz.
―Está bien.
Volvimos al instituto tan solteritos como nos fuimos; aunque Shai sí tenía un nuevo compromiso, porque lo invité al grupo de estudio de Historia. Él aceptó con gusto. Pese a las explicaciones, me resultaba raro que la presencia de Irina Segovia en el grupo no le molestara.
El que no reaccionó bien fue Thomas, cuando le conté que había invitado a Shai.
―¡QUÉ! ―gritó mi vecino, sorprendido y molesto― ¿Por qué lo invitaste?
Por un momento sólo pude quedarme mirándolo, en estado de shock.
―No creí que fuera un problema ―me excusé tan pronto como pude hablar―. Sonaba como si Shai te cayera bien y...
―El sí, pero puede traer a su hermano ―explicó.
―¿Shadwell es el problema? ―claro, entre gente con manías están los peores conflictos, ¿no?
―Sí. No es que... Bueno... Yo...
―Te cae mal pero no sabes ni decir por qué. Creí que no eras ese tipo de persona.
―Es que él es quien me ve como si quisiera que yo no existiera.
―Eso es él ―la antipatía de Shadwell no me parecía relevante: el ermitaño no le ponía expresión amable a nadie―, pero ¿tú que tienes en su contra?
―Su REM es aterradora, eso es... ―de pronto parecía sorprendido pero se obligó a terminar de hablar― todo.
―¿Pasa algo? Porque acabas de actuar como...
―No pensaba decirte sobre su REM ―pausa incómoda, luego una afirmación más―. Y no pensaba volver a mencionarlo.
Sonreí.
―Eso sí lo había oído antes ―confesé―. Hay un mito sobre una mutación hereditaria que te permite obtener respuesta a todo lo que preguntes. Mi hermana mayor siempre dice que yo la tengo.
Por supuesto, la “Indagación” había sido desestimada por todo tipo de científicos. Los aciertos eran simple coincidencia, y si yo recibía respuestas era por que resultaba confiable ante las personas, nada más. Thomas estuvo de acuerdo conmigo en eso; y luego lo convencí de no tener prejuicios sobre nuestro nuevo compañero de estudios.
En todo caso, yo no había invitado a Shadwell.
Tal como yo había previsto, él no apareció. Shai resultó ser toda una carga, eso sí. Nadie puede ser bueno en todo y él era una especie de superdotado en DP; aplicaba artes marciales de todas las culturas que habían sobrevivido a la tercera guerra, su disciplina y su esfuerzo eran el ejemplo favorito de todos los maestros... Al parecer estaba mucho más comprometido con sus estudios como designado que con los generales.
En todo caso, ese futuro agente de campo, mi vecino y mi muy amado August fueron los que hicieron posible que me quedara en el ISC. Las explicaciones de Shai me habían hecho ver todo desde otro punto de vista, y aunque aún sentía que me habían quitado mi meta, estaba lista para buscarme otra.

1 comentario:

  1. Quien es August? Cuando sabremos mas de el? Que relacion tiene con la protagonista?

    Eso seria bueno saberlo...

    ResponderEliminar

Publicación Anterior:
Cuotas de Libertad

Página de la Historia


Seleccionar Capítulo: