viernes, 20 de diciembre de 2013

Silencio


Las risas infantiles cesaron.
La música del salón se interrumpió.
Las servidumbre abandonó el intercambio de chismes.
La conversación entre el rey y la reina llegó a su fin.
No había vida en el hermoso palacio.
Había bastado una palabra para callar a un mundo. La palabra era un nombre de niña, y ella tenía que responder al llamado.
Sin la imaginación de ella, la casa era solamente un juguete sin vida.


Este es el microrelato #17 del desafío de Diciembre.

0 opiniones de editores:

Publicar un comentario

Publicación Anterior:
Cuotas de Libertad

Página de la Historia


Seleccionar Capítulo: