martes, 31 de diciembre de 2013

El "indio" que desconfió


Había entre ellos uno muy extraño, capaz de decir mentiras en las circunstancias en que nadie lo hacía, uno que no respetaba sus promesas y que, en resumen, carecía de honor.
Él fue quien le dijo que fuera precavido.
Él fue el que se quedó con el corazón lleno de angustia mientras su líder caminaba hacia el enemigo con esperanza.
Como todos, él estaba cansado de pelear, y hubiera estado feliz de que se llegara a un acuerdo con los extranjeros, pero no podía confiar. Los demás hablaban de pactos honorables y del cansancio del enemigo, pero él sabía de pactos rotos y mentiras útiles.
Cuando vio cumplidos sus temores, también vio desmoronarse todo cuanto conocía y amaba. Su mundo desapareció para dar lugar a otro. Uno en que llamamos estupidez a la esperanza, a la amabilidad y sobre todo, a la confianza.

Este es el microrelato #29 del desafío de Diciembre.

0 opiniones de editores:

Publicar un comentario

Publicación Anterior:
Cuotas de Libertad

Página de la Historia


Seleccionar Capítulo: