miércoles, 18 de diciembre de 2013

Arbolito


Había una vez un pequeño árbol.

Los niños que conoció cuando era pequeño deben haber arrancado sus ramitas para jugar con ellas. Los adultos lo hacían cuando se aburrían. Era pequeño, frágil... rodeado por personas que andaban de aquí para allá, a paso sereno, quizá, pero en cantidades un poco mayores de lo que él creía ser capaz de soportar.

Los años pasaron, sin embargo, y el arbolito creció. ¿Los niños habrán subido entonces a sus ramas? ¿Los adultos habrán pensado en convertirlo en leña? Si lo pensaron, no lo hicieron, al menos no por completo.

El arbol indefenso hace mucho dejó de ser un árbol. Ahora es habitante, punto de referencia, monumento.

Quizá eso es bueno para él.



Este es el microrelato #13 del desafío de Diciembre.

0 opiniones de editores:

Publicar un comentario

Publicación Anterior:
Cuotas de Libertad

Página de la Historia


Seleccionar Capítulo: