lunes, 21 de febrero de 2011

Degradación. Septima Entrada.


Planes
---------------------------------------Pasado

Ana levanta el teléfono y responde. Al principio, le alegra escuchar la voz de su mejor amigo, luego entiende que algo deber estar muy mal para que Derek esté faltando a su promesa de permitirle alejarse. 


Con preocuparse basta para que vea lo que está por venir, y siente deseos de llorar.

―Hice una estupidez, Ana. Intenté...

―Matar a la líder del Clan. Sabía que lo harías. Siempre he sabido que tu futuro es invariable.

―Pero, ¿por qué es invariable?

―¡Pues porque no puedes cambiarlo! ¿Qué no es obvio? ―dice Ana y de inmediato comprende que debe ser más clara― Los demás evitamos lo que no nos gusta, en cambio tú siempre haces lo que te parece que debes hacer.

―Y… ¿Qué va a pasar ahora?

―Tú vas a morir. Pero sí haces lo que te digo sin preguntar, tus hijos vivirán.

Él decide aceptarlo, le parece maravilloso. Lo que no sabe es que Ana está mintiendo. No todos sus hijos vivirán, hacer todo lo que ella le diga, implica un sacrificio: Kyle debe morir con Derek.

―Cariño…―dice Michael, al lado de Ana.

―¿Si?

―¿Y si Kyle fuera el líder? Recuperaríamos lo perdido. El clan sería exactamente igual que cuando estaba a cargo tu padre…

―Eso no pasará. La líder…

―¿La dejaremos matar al niño?

Y justo ahora que, por primera vez, Derek está dispuesto a elegir un futuro cómodo y egoísta, Ana le confiesa la verdad completa y le pide que salve a Kyle para que un día crezca y, a su vez, salve al Clan.

Derek nunca puede decir que no a este tipo de propuesta. Eligen este camino aún cuando es lo que Ana suele llamar “un futuro complejo”, que no puede predecir.

0 opiniones de editores:

Publicar un comentario

Publicación Anterior:
Cuotas de Libertad

Página de la Historia


Seleccionar Capítulo: