domingo, 23 de enero de 2011

Degradación. Tercera Entrada.


Familia
-------------------- Pasado
Cuatro niños y dos adultos caminando por el parque. Algo que no llama la atención. Pero los niños corren peligro y lo saben, aunque tratan de mantener la calma. La menor es Rose, la niña que sujeta la mano de Kyle. Ella es quien más calmada se ve, pero eso es porque Tony le dijo que todo iba a estar bien.
Se dirigen a un edificio de apartamentos y entran a un sitio vacío en el segundo piso.
― ¿Y bien? ―dice la mujer, Amelia.
― No puedo decirlo. La niña… es demasiado intensa, no puedo medir nada con ella cerca. ―responde el hombre― Pero ella no es a quien buscamos. Lo que pasa es que su poder es llamativo.
Así que ese es el escudo que ha ocultado su blanco todo este tiempo. Amelia está impresionada. La única solución, según ella lo ve, es tan evidente que ni siquiera le comenta nada a su compañero. El corazón de la niña se detiene. La niña no es capaz de defenderse y sus hermanos no entienden lo que pasa.
Ver morir a Rose, es demasiado para Kyle, se congela y por primera vez sus habilidades se vuelven transparentes a causa de su estado de ánimo. Los gemelos tienen emociones opuestas: Tomy tiene miedo, Tony está furioso.
El hombre identifica a Tomy como el más fuerte y dice que no le encuentra nada tan impresionante para tomarse tantas molestias.
― Debe ser porque aún es un niño. ― dice Amelia.
Deben llevarse a Tomy, creen que para eso se han estado esforzando. Pero Tony no está dispuesto a dejar que pase. Los gemelos no han podido ser separados más que en raras ocasiones, y nunca durante largo tiempo o a causa de extraños. Además, Tony recibió instrucciones de su padre: “Cuida de tus hermanos”, y ya es bastante malo no haber salvado a Rose.
Telequinesia común. Tony es solamente un niño y no cuenta con nada más, pero sabe utilizar lo que tiene. No lanza rocas o vidrio contra ellos, en cambio hace algo bastante más directo: romper sus huesos. Lo hace todo muy rápido y sin ningún gesto, de modo que los huesos del hombre ya le están perforando los pulmones para cuando comprende lo que ocurre.
Amelia, en cambio, está ilesa. Tony sabe que él morirá muy pronto, y lo único que lamenta es no haber podido cuidar a su familia.

0 opiniones de editores:

Publicar un comentario

Publicación Anterior:
Cuotas de Libertad

Página de la Historia


Seleccionar Capítulo: