lunes, 29 de noviembre de 2010

Ficha de personaje. Kyle

Nombre: Kyle
Edad:14 años (casi 15)
Estatura:1.55 aproximadamente.
Pelo: Color negro, corto, liso.
Ojos: Cafés, grandes. Siempre llamativos pero más cuando luce triste.
Atuendo: Siempre lleva en regla el uniforme del orfanato. Cuando no está ahí, utiliza lo que haya a mano, últimamente ropa sencilla de colores pálidos.

Personalidad:
En apariencia insignificante, su deseo por pasar desapercibido es tan intenso que lo consigue perfectamente.

Es fácil llamarlo débil, pero la verdad es que cree en lo que cree, y su capacidad de defender eso, pocos la tienen. Es de naturaleza amable, lo cual no significa ni que es frágil ni que se le puede engañar fácilmente. Él es honesto en cualquier circunstancia, pero sabe bien que la mayoría de las personas no lo es.

Heredó de su padre la certeza sobre sus creencias, y el valor para no hacer nada cuando no debe. Pero en cuanto a hacer lo que sea necesario, es la cualidad de su padre que no cuadra con su forma de vida.

¿Miedos? No tener opción. Perder a un ser querido, y más aún, estar solo.

¿Vicios? Digamos que mirar al vacío, autocompadecerse y decir la verdad. Contra el segundo lucha constantemente, los demás, los acepta y no los cambiaría.

¿Preferencias? Evitar la confrontación, las cosas claras y la compañía de gente admirable.

Frases:
 “Sí, pero...”  Por lo general, acepta la opinión de otros, no renuncia a la suya.

Pasado:
Cuando tenía cinco años, Derek – su padre – lo llevó al orfanato y le hizo prometer que no diría nada sobre su vida. Ni siquiera lo dejó llevar ninguna de sus pertenencias. Claro, el llevaba en secreto un juguete que había obtenido de sus hermanos mayores Tomy y Tony.

En el orfanato conoció a varias personas, pero prefirió no acercarse demasiado, él sabía que su padre lo alejaba porque su compañía era peligrosa, y no veía la necesidad de meter a nadie más en problemas.
Era distinto con Madeleine, no importaba lo que él hiciera o no, la niña siempre lo agredía y de algún modo siempre sabía cómo hacerlo sentir mal. Fue ella quien le llevó el periódico con la noticia de la muerte de Derek: pocos meses después de su llegada al orfanato, era realmente huérfano.

La única vez que había estado a punto de ser adoptado, fue un desastre, y a él le comenzó a asustar más aún la idea de acercarse a otras personas. 

sábado, 27 de noviembre de 2010

Música para Matar ( III - fin)

Una tarde, pasados dos días de la reunión, mientras camina por una calle como cualquier otra, escucha que en un local alguien juega con la música, pasando temas de películas sin dejar ninguno.

“¿Qué tendrá esta loca con la música?”, se pregunta. Y apoya el pie izquierdo sobre el extremo de la agujeta del tennis derecho. Se detiene, como a preguntarse si podrá seguir su camino sin atarla, y luego se agacha para hacer un nudo como Ana, su mejor amiga, le enseñó siendo niña.

La canción elegida es Little Things, de Danny Elfman, aunque, claro, Jannice sabe que no es la primera que elige esta canción. Sale de la tienda, llamando menos la atención ahora que lleva el cabello recogido bajo una gorra.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Música para Matar ( I I)

Si la gente piensa que es un diminutivo, él los deja creerlo, y la gente suele llamarlo Thomas. Pero el nombre es Tomy. La quinceañera del uniforme negro que espera en la estación del autobús sabe muy bien cómo funciona eso. Lo conoce desde hace tiempo. Antes de llegar al orfanato, ella habló mucho con Tomy. Y no eran las típicas conversaciones infantiles, porque Tommy ya tenía muy claro su lugar en el mundo, aunque, claro, no esperaba que a los 18 años ya estaría compitiendo para ser la mano derecha de la líder del clan.

Una oportunidad invaluable que Madeleine no quiere y no puede tener. Madeleine tiene la condición genética que tienen los miembros del clan, pero no es una de ellos. “Ellos” nunca tuvieron un nombre, no se consideran una especie aparte y no lo son. Ni ellos mismos comprenden por completo su naturaleza, al parecer está todo en la forma en que funcionan sus cerebros, pero nada ha sido comprobado. No se trataba fenómenos deambulando por ahí, ya que los unía el Clan.
Publicación Anterior:
Cuotas de Libertad

Página de la Historia


Seleccionar Capítulo: