miércoles, 20 de octubre de 2010

Convencer a uno sólo. Proyecto Octubre.

En Adictos a la escritura, el proyecto de Octubre es un relato con el personaje diseñado en Septiembre. 
Muy distinto a mi plan original - la otra historia no cupo en tres paginas jeje - aquí está el relato en que interviene Madeleine. Tiene algo más de protagonismo en este, además. 

Espero les guste. 

Convencer a uno solo

Kyle dejó el orfanato contra su voluntad. Jared, el niño ciego que los Morris habían adoptado mucho antes que a él, le había dicho que sus papás iban a ser muy buenos, y tenía razón. Pero Jared no sabía cómo era Kyle. No sabía sobre los accidentes repentinos y demás cosas raras. Y para colmo, Madeleine le  había recordado que él era un peligro en un sentido más. Lo que había pasado con su familia verdadera, podía ocurrir con los Morris también.

Mientras se marchaba con los Morris, Madeleine caminaba hacía la oficina de Ana.

- Ana. – dijo, como saludo.

- No lo vieron. – Ana fue directa, como lo era siempre con Madeleine - Pero lo verán.

- No. Será como la otra vez. Haré que lo devuelvan, y esta vez  se fue tan preocupado que no lo notarán. Sólo debo asustar al niño de los Morris, y lo devolverán antes de que el llegue a estar lo bastante feliz para que ellos puedan verlo.

Y puso manos a la obra ese mismo día.

La estrategia básica era utilizar sus propias habilidades para hacer parecer que Kyle estaba causando desastres. Comenzó con cosas sencillas. Dado que su habilidad era más bien destructiva, “sencillo” significa romper objetos medianos… o convertirlos en polvo. El bastón de Jared, algunas joyas de Amanda Morris, y los libros en Braille. Todo desaparecido sin razón aparente. Y los Morris no culparon a Kyle. La familia que había intentado adoptar a Kyle cuando era pequeño, había corrido a devolverlo después de eso, pero los Morris no lo acusaron siquiera.

Así que, arriesgándose a acercarse, Madeleine siguió a Kyle y Jared cuando iban hacia la escuela. Kyle no se ve nada cómodo, y Madeleine asumió – acertadamente – que era porque intuía la presencia de ella. Hacía poco había presenciado la competencia entre Jannice y Tommy, de modo que estaba muy al tanto del funcionamiento de los accidentes. Esperó la oportunidad  más adecuada, no pensaba causar daños mayores, sólo asustar al niño.

Fue fácil. La escuela tenía aulas especiales para los niños ciegos, de modo que Jared y Kyle se encontraban sólo durante el almuerzo. Unos muchachos estaban molestando a Kyle yJared intentaba ayudar; ahí estaba la oportunidad que Madeleine necesitaba.

Kyle era difícil de irritar, pero tenía un par de puntos débiles y uno de ellos era evidente: su orfandad. Claro, ellos no estaban al tanto de lo necesario, pero bastaba con que siguieran preguntando sobre porque sus padres lo consideraban una carga, para sacarlo de sus casillas, justamente porque Kyle recordaba el cambio repentino de su padre, quien de pronto quiso deshacerse de él después de haber cuidado de él más que de sus hermanos.

Sin concentrarse siquiera, Madeleine rompió todos los ventanales, platos y luces. Kyle fue el más asustado. No quiso quedarse ahí ni un momento más. Estaba convencido de que lo había hecho él. Era algo que él hubiera podido hacer, en realidad.

Día a día, los muchachos seguían molestando a Kyle, y los accidentes continuaban. A veces había gente herida, pero nunca nada grave. Madeleine estaba involucrada en ambas cosas. Aunque propiamente no era capaz de hipnotizar a las personas, si podía influir un poco si ellas estaban predispuestas; así era como hacía que siempre lo atacaran.

Pero, nada pasaba. El niño seguía sin creer que Kyle tuviera algo que ver, y miedo era lo que menos sentía. Jared apreciaba más a Kyle cada vez que lo escuchaba hablar. Madeleine no podía alterar eso. Algo similar ocurría con la pareja Morris, aunque su empatía hacia Kyle no se acercaba siquiera a la que sentía Jared.

Debía ser más directa, aunque la idea le disgustara mucho. Se acercó a algunos compañeros de Kyle y a niños del grupo de Jared, y comenzó a difundir el rumor de que Kyle traía mala suerte, o que hacía que pasaran cosas. De nuevo, su habilidad fue muy útil, algunos hasta se lo creyeron como si fuese un hecho científico.

La razón por la que no quería acercarse tanto, era que Kyle podía descubrirla, y lo hizo. La vio hablando con unos niños y se acercó a preguntarle que estaba haciendo ahí.

- Luego. Ahora voy con prisa. – y lo último era verdad: tenía que ir a clases después de sembrar cizaña. 

- No. Dime ahora. – Kyle estaba disgustado por todo últimamente, y la presencia de Madeleine le daba una excusa para desahogarse.

- No quiero. – dijo ella, inexpresiva, y lo dejó con la palabra en la boca.

Kyle entendió que algo raro había en eso, pero no llegó a comprender que Madeleine hacía más que insultarlo y recordarle todos sus defectos y problemas. Es que Madeleine sabía que había muchas personas capaces de hacer aquel tipo de cosas, pero Kyle no lo sabía y pensaba que, ahora, él era el único que tenía estas… anomalías; no hubiera podido imaginarse que todos esos incidentes eran causados por ella.

Lo hacía tanto si le gustaba como si no. Ella tenía una responsabilidad. Ana le había dicho que Kyle no podía ser encontrado, y ella llevaba diez años haciéndolo miserable y convenciéndolo de temer a sus habilidades y a sí mismo. De este modo, no llamaría la atención del Clan, regido por una líder cuyo principal objetivo era encontrar a Kyle.

Antes, había sido sencillo alejarlo de cualquier familia, pero los Morris eran diferentes. Tenían mucha paciencia y no creían nada en contra de Kyle. El niño, que Madeleine esperaba intimidar primero, era justamente el mejor aliado que Kyle había tenido en muchos años.

Llegó un momento en que tuvo que admitir su derrota. Necesitaba ayuda.

- Ana.

- Pasa, cariño.

- Esa gente es… especial. No les afecta lo que hago, ellos en serio quieren cuidar de Kyle...A menos claro, que sean como nosotros, y por lo tanto, entiendan.  

- Es probable. Al menos, si lo son, no forman parte del Clan. No debe preocuparnos eso. Pero, como van las cosas, Kyle volverá a sentirse bien, y con el tiempo, llamará la atención de los que lo buscan.

- No. – dijo Madeleine, tranquila – Kyle tiene miedo de hacer daño. Mientras esté asustado, no pasará nada… ¿O ves algo diferente?

- No puedo ver nada sobre los que lo buscan. Nada en absoluto.

Madeleine suspiró, disgustada. Le fastidiaba no tener toda la información necesaria.

- ¿Tendremos que recurrir a otro tipo de medidas, Ana?

- Espero que no. En pocos días lo sabré; sí se completa la adopción… no habrá remedio.

Hasta entonces, Madeleine seguiría rondando a Kyle y a su posible familia. De vez en cuando él la miraba y le exigía explicaciones, pero ella nunca daba explicaciones porque se las pidieran.

- ¿Qué harás cuando te devuelvan, Kyle? – dijo ella en una ocasión.

- Nada, seguir en el orfanato.  – dijo Kyle, con la más absoluta resignación.

- ¿Lo aceptas y ya? – preguntó Madeleine, intrigada.

- No puedo quedarme con ellos. – dijo Kyle, como confesando un delito.

¿Cómo es que lo había pasado por alto? Los Morris eran demasiado para ella, pero no Kyle. Él sería quien se negara a culminar con el proceso de adopción. Las normas de la región eran una maravilla en este caso, bastaba con que Kyle tuviera miedo de ir con ellos, y eso ya estaba hecho.  Kyle había reaccionado ante el afecto de los Morris, y los apreciaba. No estaba listo para dejar que esta familia acabara como su verdadera familia. Simplemente quería protegerlos. Deseaba ser parte de aquella familia, lo necesitaba, pero no tenía derecho de ponerlos en peligro, y menos aún tenía la fuerza para perder otra familia. Debía dejarlo ahora, cuando aún había algo de tiempo, al menos para ellos.

Era todo, Madeleine ganaba; misión cumplida, como siempre.



---------------------------------

(estoy algo nerviosa respecto a esto, porque la estoy dejando programada ya que veo poco probable que pueda subirlo maniana) Ya vine. Me encanta escribir en mi propio teclado :-)  
Y bien, sólo quería agregar que, la historia, es la hermanita menor de algo más grande. Con eso seguiré, aunque despacio, en este blog. 

14 comentarios:

  1. Bueno, cfeo que soy la primera en comentarte. Para serte sincera he tenido que leer la historia un par de veces para centrarme en el ir y venir entre los nombres de los personajes y me imagino que como a todas nos ha pasado se nos ha hecho muy corto los tres folios para demostrar ampliamente de que va la historia. Creo que tendrá una buena hermana mayor este pequeña historina ¿no?. Me gustó. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Madaleine es más mala que el Jocker, o eso me pareció. Es un tanto confusa la narración y hay momentos en los que me perdí un poco, va todo muy rápido y no queda claro el porqué de que martiricen tanto al chico. Pobrecito, que pena me dio.

    ResponderEliminar
  3. Qué mala leche. La pena es que de verdad haya gente así.

    ResponderEliminar
  4. Pero si no he entendido mal, Madeleine hace eso para intentar protegerle de los malos malísimos, ¿no?
    Es cierto que es un poco lio con los nombres, pero me ha parecido interesante y original!!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. ZAYAS: Pues, la verdad, la historia principal, está en proceso, a mi me parece que es prometedora, pero todavía no se ha visto si voy a sacarle provecho o echarla a perder. Esperemos que sea lo primero.

    Laura S.B.: Eso parece, sí. Pero, más que mala, es complicada.... No, que rayos, si es mala.

    Amaya F.: Lo curioso es que, en la historia en general, hay gente más cruel que estas dos.

    Kyra: ¡Encontraste el detalle! Ellas lo están ocultando de los malos malísimos... ahora, "proteger", digamos que en esta historia todo es relativo.

    Lamento mucho que no sea claro, es que si explico cosas importantes como "de quien lo esconden y por qué", o simplemente que motiva a Ana y Madeleine a hacer esto... pues, resulta que se convierte en Spoiler de la historia principal. Sí, ya existe un capítulo por escrito con muchas de estás explicaciones. Y un día llegará a este blog. n_n

    Además, es demasiada gente para tan poco relato. El lunes siguiente publicaré el que iba a usar para el proyecto, que no me cupo en tres páginas... y no, a quien engaño, no es más claro xD

    ¡Gracias por pasar!

    ResponderEliminar
  6. Hola querida;D

    Por fin pude pasarme a leer el tuyo;D

    Al igual que algunos, me perdí un poco en la narración, pero en cuanto me centré bien, pude seguirlo;D

    Espeo que realmente continues la historia;D
    Promete.... kisses

    ResponderEliminar
  7. Hola.

    Veo que la presentación de los personajes se realizan de un tirón lo que provoca que sea un poco confusa la narración, pero has dicho que es la introducción de otra historia, así que tiene cierta validez.

    ¿Cuántos años tiene Madeleine? Lleva diez años siguiéndole la pista a Kyle y tiene la apariencia aún de una niña, pero sus pensamientos delatan mayor madurez.

    ResponderEliminar
  8. Pobre muchacho, vale que quieran protegerlo, pero hacerle esas guarrerías...

    ResponderEliminar
  9. Karol: Gracias por los ánimos :)
    Senque: Pues, la verdad es que suelo ser un poco brusca, y justamente necesito quitar ese elemento de la historia antes de publicarla, pero, bueno, estoy en eso. Madeleine sólo tiene quince, acercándose a dieciséis, se comporta como mayor en muchos sentidos porque, en su situación, o crece rápido, o simplemente no crece.
    Deby: Ana defendería sus actos diciendo que es un mundo demasiado duro y que hay que adaptarse. Yo creo que le falta un tornillo xD, y sí, es mi culpa por escribirlas así.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Yess.

    A mí me encantó el relato, me encantan las malas malísimas, o protagonistas con cierta ambigüedad moral. Eso sí, quiero saber quién es Kyle y por qué deben ocultarlo, por qué su alegría sería un foco de atención...

    Vamos, que me cuentes todo :-P

    Muy bueno, vendré a leer ese capítulo que no explicará nada, jeje.

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Hola!
    PUes si digo la verdad, me paso como alguna de las compañeras: que me perdí, y bueno, la verdad es que estoy un poco espesa.
    Sólo echo de menos una introducción más extensa en la que se vea realmente la descripción de los personajes, pero es mi opinión solamente.
    Espero seguir leyendo la historia conforme vayas publicando.
    Un besito

    ResponderEliminar
  12. Sip, la verdad es que Madeleine da para más(y no es la única, ya verán al otro muchacho), a ver si logro que quede bien la historia principal.
    Por ahora voy a subir la otra breve. Ya luego regresaré con la historia larga, tan pronto como la termine y haya sido editada por las dos personas más pacientes que encuentre. Estaba considerando empezar el otro lunes, pero le acabo de dar vuelta a todo y no puedo hacer eso mientras publico. De todas formas en esa ruta iba la encuesta.

    ResponderEliminar
  13. Me lo dijiste la vez pasada que comenté la ficha de Madeleine, ella no es la protagonista pero si es un personaje secundario muy destacable de tu relato.

    Por cierto, me alegro que esto sea una introducción de una historia que estás a punto de hacer. En fin, Madeleine es como una versión femenina de Bart Simpson; aunque Bart Simpson es Bart Simpson.

    Con respecto a los comentarios que te dicen las compañeras, me han dejado intrigada por el giro que le darás a la historia y aparte las razones por la cual ella no quería que Kyle no se alejara del orfanato.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una versión femenina de Bart Simpson XD No lo había considerado.
      Pues sí, la historia fue escrita, pero no he terminado de explotar su potencial. Ellos daban para más. Así que aún le doy vueltas.

      Eliminar

Publicación Anterior:
Cuotas de Libertad

Página de la Historia


Seleccionar Capítulo: