lunes, 12 de julio de 2010

Acerca de Valeria. cap1

Su vida en la aldea.

Valeria creció en una pequeña aldea... bueno, era más bien un caserío, pero nosotros, con orgullo lo llamabamos "aldea". Casi todos éramos felices ahí.

Eran otros tiempos, supongo. Antes del progreso que llevó la compañía petrolera. Era una época en que los niños jugaban en el campo y los adultos producían lo estrictamente necesario. Sin desigualdad ni lujos. Yo no podría volver a vivir teniendo solamente lo básico, sin embargo, la vida era mucho más fácil.

Valeria y yo nos queríamos de una forma que pocos podrían comprender. Nos conocíamos de siempre y vivíamos cada cual por el otro. No sabíamos que era posible estar separados.

Ella estaba acostumbrada a que la gente hiciera cosas por ella; tan acostumbrada que no le parecía nada especial. Aún así, le gustaba corresponder a toda esa cortesía.

Al cumplir trece años, ya despertaba el interés de los jóvenes... y de algunos no tan jóvenes. Tenía suerte de que los hombres interesados en ella supieran que "don Jaime" no toleraría que acosaran a su hijita. Pero tambien tenía la mala fortuna de que los jovenes supieran que si intentaban cortejar a Valeria, probablemente no podrían cortejar a nadie más nunca.

Sí, ser la hija del hombre con más recursos en la aldea era una situación ventajosa, pero Valeria también veía muchas desventajas en ello. Pese a interesar a tantos, no recibiá las atenciones de los jóvenes; y aunque las personas eran amables con ella, en realidad solamente contaba con una amiga: Susana.

Valeria y Susana hacían muchas cosas juntas, y hablaban de diversos temas; principalmente de gatos y de muchachos... Me temo que cada vez más sobre muchachos y menos sobre gatos.

Susana conocía mejor el tema, pues los muchachos eran al principio, menos tímidos con ella. Los padres de Susana no eran tan temibles como los de Valeria. Sin embargo, una vez que la conocían mejor, la que resultaba temible era la misma joven. Susana hablaba con demasiada seriedad y eran pocos quienes lograbamos hacer que cambiara su opinión... y no siempre era posible. Era la única feminista de la región y para colmo golpeaba muy fuerte. Nunca debí enseñarle a hacerlo.

Era irónico que, en esas circunstancias, fuera ella quien le contara sobre muchachos a la atractiva y dulce Valeria.

Estaban solas en esas cosas de niñas, sin embargo, íbamos juntos de pesca, a cazar, o a trabajar. Caminabamos mucho hasta la escuela del pueblo de lunes a viernes. Sin la intervención de Valeria, Susana nunca hubiera estudiado. Sin la ayuda de Susana, nostros nunca hubieramos entendido eso de la escritura, mucho menos lo que era una raíz cuadrada.

Fueron diez años en que los tres estuvimos juntos. Antes, solamente eramos Valeria y yo, pero no recuerdo esos días. Ahora, solo queda una de ellas dos: mi prometida, Susana.

Lo más triste es que nadie cortejó nunca a Valeria, ¡con lo que a ella le gustaba la posibilidad!

Pero no es eso lo que me duele más. Lo que duele, es que no está. No me abraza para consolarme, no hace tonterías para protegerme, no me regaña como a un pequeñito... Y no sonríe.

¡Qué perfecta era su sonrisa!

He querido recordar la última vez que me sonrió, pero no puedo. Susana dice que eso no me hará bien, que sólo estoy evitando que mis heridas cierren. Pero me gustaría recordar cuando fue... Si la recuerdo sonriendo el día que admití que me disgustaba ver que "los hombres" perseguían a Susana. Y recuerdo que sonreía casi con cualquier excusa. Pero, no me acuerdo cuando fue la última vez que la vi hacerlo.

Ella me felicitaba o reprendía a menudo; pero, para mí, nada de ella era bueno o malo, solo era. Así de absoluto. Ella era lo que era y yo no razonaba mi afecto hacia ella. Cuando supe que no la vería nunca, comencé a pensar en sus defectos y virtudes... ahora intento describir cuanto la quiero, pero... no conozco palabras para eso.

El afecto y el dolor que ella implicaba fueron apenas equiparables por la ira hacia el hombre que había apagado su luz.

2 comentarios:

  1. O_o Una interesante descripción de la vida cotidiana de los tres xD
    Seguiré leyendo :)

    ResponderEliminar
  2. Ok. Ya me contarás que te parece. Esta semana termina.

    ResponderEliminar

Publicación Anterior:
Cuotas de Libertad

Página de la Historia


Seleccionar Capítulo: